Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies.

El aprendizaje y desarrollo de capacidades de manera continua son requisitos fundamentales para que la sociedad civil pueda influir y dar forma a las políticas públicas nacionales e internacionales. Asimismo, cada vez es más preocupante la tendencia en casi todas las partes del mundo a reducir el espacio cívico y «criminalizar» las campañas e iniciativas de la sociedad civil.

El impacto de las entidades de la sociedad civil sigue dependiendo en gran medida de la capacidad de estas entidades de movilizar a sus representados y socios para trabajar juntos, generar conocimientos basados en la propia práctica, aprender de las experiencias locales, interactuar estratégicamente con las autoridades locales y nacionales, forjar alianzas con otros actores sociales, desarrollar propuestas que capten la atención de sus representados, los políticos y la prensa.

El planteamiento de Forus respecto a la necesidad de un desarrollo continuo de capacidades: está orientado a generar un impacto, se basa en necesidades, emplea un enfoque horizontal, desarrolla el liderazgo, fomenta el conocimiento y la innovación, promueve la reflexión y el intercambio de buenas prácticas entre sus miembros a nivel regional, nacional y global.

El objetivo en última instancia es el de impulsar las capacidades de las plataformas nacionales y las coaliciones regionales para dar voz a las posturas y ambiciones de sus representados, sin dejar de ser entidades efectivas e independientes a pesar de las restricciones cada vez mayores que sufre el activismo cívico.

Los impactos positivos del desarrollo de capacidades, especialmente para la sociedad civil, tienen un gran alcance y, entre ellos, se incluyen:

(i) Aumentar la capacidad de las OSC para dar voz a las inquietudes de sus representados y liderar el cambio social en sus sociedades.

(ii) Consolidar la capacidad de la sociedad en los distintos países para lograr que los gobiernos rindan cuentas en un mayor grado.

(iii) Ayudar a las OSC de distintas partes del mundo a participar en el intercambio recíproco y en la interacción compartiendo información, aprendiendo y apoyándose entre ellas en el desarrollo de buenas prácticas y metodologías para obtener resultados más efectivos.

(iv) Consolidar las condiciones y capacidades para emprender iniciativas conjuntas a nivel local, regional, nacional y global, intensificando la visibilidad y el impacto políticos de las OSC, de tal modo que puedan influir en los procesos regionales, nacionales y globales que afectan al desarrollo y la democracia.

(v) Mejorar la comunicación y las capacidades de movilización pública de las OSC incrementando la legitimidad y la credibilidad de las OSC.

(vi) Afianzar los sistemas de administración y responsabilidad de las OSC, desarrollando al mismo tiempo las capacidades de estas para la movilización de recursos independientes.

(vii) Incrementar los conocimientos técnicos de las OSC para aprovechar al máximo las oportunidades digitales de análisis y recopilación de datos a fin de promover las demandas colectivas a partir de dichas evidencias.

(viii) Capacitar a las OSC y, especialmente, a las plataformas de ONG nacionales y a las coaliciones regionales, para que permanezcan activas, sean más estratégicas y creativas ante las crecientes restricciones del activismo cívico, defiendan el espacio cívico a nivel nacional y se movilicen respecto a las principales cuestiones transversales de hoy en día.

(ix) Consolidar las condiciones y capacidades para el trabajo cooperativo entre la sociedad civil y otras partes interesadas clave (por ejemplo, instituciones académicas o el sector privado) a nivel local, regional, nacional y global.

(x) Capacitar a las organizaciones de la sociedad civil para contribuir a la aplicación del ODS 17 sobre Alianza global organizándose ellas mismas para participar de un modo más efectivo en las redes de OSC a nivel regional y global, y en las campañas sobre los ODS.

(xi) Contribuir a crear y difundir una conciencia de «ciudadanía global» cada vez mayor, que deberá fomentarse en todas partes para poder superar las tendencias actuales de aislamiento, que se ponen de manifiesto con la creación de fronteras y muros en muchas de nuestras sociedades.