Por Liliana Rodríguez Burgos, Directora - CCONG (Confederación Colombiana de ONG)

Desde finales del 2012 y hasta la fecha, la Confederación Colombiana de ONG, miembro de Forus, fijó junto con una red de más de 150 Organizaciones de la Sociedad Civil de Colombia, una agenda de incidencia basada en tres acciones claves, la cual busca fortalecer su rol político participando activamente, en la reflexión, análisis, construcción de aportes y monitoreo de la Agenda 2030. 

Las tres acciones de incidencia adelantadas por la CCONG junto con un grupo de OSC son:

  1. La construcción de información.

En este sentido, se construyó colectivamente y participativamente, recomendaciones al Gobierno Nacional para la implementación de la agenda, las cuales fueron entregadas en el 2015 (Consultar aquí). Estas recomendaciones son un referente que invitan a la acción; a la movilización de estrategias y recursos; y al involucramiento de todos los actores de la sociedad colombiana para garantizar los derechos humanos y el desarrollo. 

En el 2018, estas recomendaciones se actualizaron reconociendo que, para Colombia, el reto para la implementación de la Agenda 2030 se enmarca en un nuevo contexto político, económico, legal e institucional, resultante del proceso de paz y la reconciliación.

Así mismo, hemos sido activas en el análisis, reflexión y construcción de propuestas para los ODS. En el 2017, entregamos al Gobierno Nacional, recomendaciones y sugerencias al texto borrador del Documento de Política Pública que fijaba las metas país de los ODS, y promovió entre las OSC su pronunciamiento frente al contenido del mismo (Recomendaciones CCONG al borrador del CONPES, ver aquí

         2. Monitoreo social

Por tres años consecutivos (Del 2016 al 2018), la CCONG ha realizado tres Monitoreos Sociales al cumplimiento de las “Recomendaciones presentadas al Gobierno Nacional para la implementación y cumplimiento de la Agenda de Desarrollo”; con el fin de valorar los avances en la misma. La metodología se basa en reconocer las estrategias del gobierno basada en los derechos políticos y civiles de: acceso a información, participación en la definición de las políticas pública, control social y monitoreo ciudadano.

Aquí es muy importante resaltar que el Monitoreo Social se hace a los derechos que se tienen para cumplir con nuestro rol político y ha servido para que el Gobierno reconozca que solamente con acciones visibles y participativas se puede construir confianza y diálogo.

El Monitoreo Social permite enfocar la acción de control social y evitar hacer lo que no nos toca y lo que no podemos. En efecto, se ha aprendido por parte de las OSC que participan, en que no podemos competir con la construcción de la información técnica del cumplimiento de las metas en cada uno de los ODS, ya que esta es una acción especializada, costosa y que es responsabilidad del Estado. Frente a ella, podemos tener información complementaria (o de contraste) producida por los diferentes sectores.

       3. Diálogo político y social 

Los resultados del Monitoreo Social, han sido los instrumentos que guían esta acción de incidencia. En este sentido se han adelantado tres encuentros multi-actores (2016, 2017 y 2018) con la participación del Gobierno Nacional, sector empresarial y academia en donde se promueve la presentación de resultados del Monitoreo Social adelantado por la CCONG, y especialmente la reflexión y presentación de propuesta para, que desde la mirada de la sociedad civil, se cumpla con la misma.

Igualmente, las OSC han asumido un rol social a partir de valorar la contribución de su oferta de valor a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con lo cual, estas OSC empiezan a reconocerse como actores corresponsables del desarrollo y no como ejecutores de proyectos y recursos. A continuación, se visualizan los aportes de 229 OSC a los ODS.