Un artículo escrito por Deirdre de Burca (Coordinadora de Incidencia de Forus) y Magda Toma (Directora de Forus)

Varios miembros de la secretaría de Forus asistieron hace poco al evento anual de Perspectivas Globales en Berlín, Alemania, celebrado del 31 de octubre al 2 de noviembre y organizado por el Centro Internacional de la Sociedad Civil (para más información sobre el evento véase: https://icscentre.org/events/global-perspectives/).

El tema del congreso de este año fue “Propiciar la participación de las nuevas generaciones”. 

Durante el congreso, Forus dirigió una sesión tipo “alrededor de una hoguera”  llamada “¿Cuál es el futuro de la sociedad civil y cuánta importancia tiene la participación de los jóvenes?” Esta sesión dio a Forus la oportunidad de comenzar las consultas previstas sobre el futuro del sector con más miembros de la sociedad civil, como parte del lanzamiento de su nueva Iniciativa Piloto Internacional (2018-2020) "Construyendo la infraestructura esencial para el sector de las ONG y fomentando el surgimiento de ecosistemas de apoyo".

 Esta iniciativa se presentó durante la Asamblea General de Forus celebrada este año en Santiago  de Chile, obteniendo un amplio respaldo por parte de sus miembros. La Iniciativa Internacional de Forus pretende llevar a cabo un primer y amplio proceso de consultas con la sociedad civil a escala global durante los próximos dos años sobre la cuestión de cómo se puede desarrollar y fortalecer más el sector en el futuro.

El título de la sesión de Forus durante la conferencia fue "¿Qué futuro para la sociedad civil y cuán importante es el compromiso de los jóvenes?".La sesión empezó con una breve presentación de algunos de los principales retos a los que se enfrenta hoy en día la sociedad civil en un entorno externo que cambia a un ritmo muy rápido. 

 Los retos sobre los que se debatió fueron: 

  1. El aumento del número de nuevos movimientos sociales y la tendencia de los jóvenes a sentirse atraídos hacia estos movimientos en vez de hacia las ONG
  2. El aumento del número de gobiernos intolerantes y autoritarios por todo el mundo, con la consecuencia de la progresiva reducción del espacio para la sociedad civil
  3. Los nuevos requerimientos que se le plantean a la sociedad civil, como grupo de interés clave en la aplicación de la Agenda 2030
  4. Las crecientes exigencias del público en materia de rendición de cuentas, transparencia y buena gestión por parte de la sociedad civil y sobre todo de las ONG
  5. El hecho de que las fuentes y modalidades de financiación de las OSC siguen basándose en proyectos.

El debate que siguió a continuación fue animado y de amplio alcance, y arrojó las siguientes conclusiones: 

Es necesario contar con una definición amplia e inclusiva de la sociedad civil

  • La definición de “sociedad civil” utilizada en estos debates debería ser lo suficientemente amplia y diversa  como para incluir a todos los agentes de la sociedad civil, desde el extremo del espectro menos organizado hasta el más organizado. La definición debería abarcar movimientos sociales espontáneos y descentralizados, pequeñas organizaciones comunitarias y de base, empresas sociales sin ánimo de lucro y cooperativas, ONG grandes y pequeñas, organizaciones internacionales de la sociedad civil, sindicatos etc.

Establecer relaciones entre las ONG y los movimientos sociales

  • Debería hacerse un esfuerzo mayor y más constante para propiciar un acercamiento y establecer relaciones entre las ONG y los movimientos sociales, lo que daría como resultado un mayor conocimiento mutuo y una mejor comprensión del “valor añadido” de cada uno y de las posibles funciones complementarias que pueden desempeñar a la hora de provocar los cambios sociales y políticos que tan urgentemente se necesitan. Lo ideal sería que las ONG pudieran aportar financiación a los movimientos sociales para lograr objetivos generales (por ejemplo, concienciar al público sobre la necesidad de actuar sobre el clima) y sin exigir demasiadas condiciones. La función de las ONG sería supervisar de manera general los progresos conseguidos para alcanzar los objetivos. De este modo los movimientos sociales podrían disponer de los recursos necesarios para dedicarse a hacer lo que mejor saben sin excesivas exigencias respecto a la presentación de informes, teniendo en cuenta su falta de organización formal.

Reconocer el valor añadido de cada uno

  • Las OSC con estructuras organizativas más formalizadas (por ejemplo, las ONG) no deberían intentar imponer sus agendas a los movimientos sociales cuando colaboren con ellos. En vez de eso, las ONG deberían adoptar una función de apoyo “en la sombra” y permitir que los movimientos sociales se dediquen a lo que mejor hacen (por ejemplo, movilizaciones y campañas públicas). La principal función de las ONG con respecto a los movimientos sociales debería ser la de actuar como “facilitadoras” y poner a su disposición sus recursos y su experiencia sin condicionarlos. 

Crear espacios abiertos a los jóvenes dentro de las ONG y los sindicatos

  • Las ONG, los sindicatos y otras OSC con estructuras organizativas más formales deberían crear espacios abiertos a los jóvenes dentro de sus estructuras en los que puedan expresar sus opiniones y se les permita influir en los debates y la toma de decisiones. A día de hoy, muchas ONG y sindicatos están organizados de tal manera que los jóvenes no tienen la oportunidad de participar ni de hacerse escuchar, resultando además que el lenguaje que utilizan estas organizaciones no conecta para nada con ellos.

 Favorecer la dotación de recursos de OSC locales, pequeñas y flexibles 

  • Las OSC locales, pequeñas y flexibles deberían obtener mucha más atención que la que reciben a día de hoy por parte de los donantes y patrocinadores. Las grandes ONG institucionales tienden a recibir más atención y recursos por parte de los gobiernos, aunque las organizaciones locales de la sociedad civil que incluyen organizaciones afines, normalmente son más eficaces a la hora de reflejar las necesidades que tienen las comunidades locales y de favorecer la participación de los jóvenes. Se considera que, con el tiempo, muchas grandes OSCI tradicionales, sobre todo las dedicadas a prestar servicios de manera directa, se enfrentarán a la posibilidad de tener cada vez menos trascendencia.

 Garantizar un buen equilibrio entre diferentes generaciones en la fuerza laboral de las OSC

  • Se hizo hincapié en la importancia de contar con un buen equilibrio generacional en las organizaciones de sociedad civil, ya que existe la percepción de que las OSC tendrían unos valores y un punto de vista muy distintos si las personas de más edad encabezaran estas organizaciones.

 Las grandes OSC internacionales deberían revisar su misión y objetivos principales periódicamente

  • Cuanto más grandes son las ONG, mayor es el riesgo de que se conviertan en organizaciones excesivamente institucionalizadas y burocráticas. Se cree que es muy importante que las OSCI revisen sus principales valores fundamentales de forma periódica y se recuerden a sí mismas qué fue lo que motivó su creación en primera instancia. Sobre todo, se considera que es muy importante que las OSCI revisen su misión y objetivos principales con asiduidad y los actualicen si es necesario para garantizar que el funcionamiento de la organización siga siendo totalmente coherente con su misión principal. Las OSC grandes deberían estar dispuestas a “reinventarse” a sí mismas de encontrarlo necesario tras esas evaluaciones. 

Las OSC progresistas deberían aprender importantes lecciones de los “populistas”

  • La sociedad civil progresista debería aprender de las tácticas de los populistas y utilizarlas para avanzar en las causas progresistas. Sin embargo, a menudo esto es difícil, ya que los populistas tratan de dar respuestas y soluciones sencillas a problemas complejos. Dar explicaciones sobre la complejidad de algunos de los problemas del mundo a menudo debilita el mensaje La sociedad civil progresista debe reflexionar sobre esto y desarrollar mejores estrategias para influir en las políticas.

 Movilizar a las masas para alcanzar un punto de inflexión

  • Sensibilizar a la opinión pública sigue siendo una actividad de gran importancia. Existe la necesidad de movilizar a las masas y promover valores positivos para poder alcanzar un punto de inflexión. Las OSC deberían estar más unidas para trabajar hacia una mayor sensibilización de la opinión pública.

 

Las OSCI deberían identificar los riesgos y asumirlos de manera inteligente

  • Las organizaciones de sociedad civil internacionales sobre todo deben identificar los riesgos para poder asumirlos de manera inteligente. Deben aprender a trabajar con otras OSCI y otros agentes para construir organizaciones nacionales y locales sólidas. Debería hacerse hincapié en contratar personal local y crear sistemas de gestión sólidos y relativamente autónomos.

 Deberían identificarse las mejores prácticas y soluciones del hemisferio sur

  • El reconocimiento de las mejores prácticas y soluciones podría proceder del hemisferio sur. De las crisis de financiación muchas veces surge una oportunidad, y pueden ayudar a identificar nuevas maneras de trabajar más eficaces.

 

El debate sobre el futuro de la sociedad civil y la participación de los jóvenes durante la sesión tipo “alrededor de una hoguera” fue muy estimulante y exhaustivo. 

Forus tiene la intención de llevar a cabo estas consultas en los próximos eventos internacionales de la sociedad civil durante los siguientes 12 meses.