Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies.

Desde 2012, Forus ha estado apoyando a sus miembros en sus actividades relacionadas con la Agenda 2030, en alianza con la campaña Beyond 2015. Forus ha publicado su propio informe de situación: «Llamada de la sociedad civil por un futuro justo y sostenible». 

Dentro de la misión de apoyo de Forus, la red ha participado junto a la comunidad internacional en la resolución y negociación de la agenda de ODS, habilitando procesos participativos en todo el mundo y representando a los afectados por la pobreza y la exclusión. Hemos conseguido participar con éxito en tareas de protección, contribuyendo a crear un marco de desarrollo sostenible global y pluritemático. El proceso de diseño de esta agenda no tiene precedentes y ha delegado en las OSC la importante responsabilidad de representar las voces de los ciudadanos a nivel global.

Tras convertirse en uno de los actores influyentes de las OSC en la contribución al desarrollo de esta agenda, Forus pretende continuar siendo agente clave en exigir responsabilidades a los gobiernos, así como constituirse en parte principal a la hora de su aplicación. Por este motivo, Forus, junto con la Red de Acción por el Clima (CAN), CIVICUS y la Campaña Global contra la Pobreza (GCAP) y otras muchas OSC, está definiendo la nueva red global de la sociedad civil Acción para el Desarrollo Sostenible (A4SD).

Este nuevo marco de la Agenda 2030, universal y general, ha empezado a perfilar rápidamente las políticas de desarrollo e influir en la cooperación internacional. La agenda se ha aplicado en gran medida a nivel nacional, de modo que la firme atención que brinda Forus a este ámbito resulta aún más crucial.

El papel de la sociedad civil es fundamental para la aplicación de la Agenda 2030, y las plataformas de ONG nacionales, como interlocutores principales y legítimos de los gobiernos nacionales, desempeñan un papel esencial en llevar a la práctica la agenda. Forus procura que todos sus miembros se impliquen de manera efectiva en el proceso.

La movilización de las ONG y las OSC para aumentar la concienciación pública sobre la Agenda 2030 se está convirtiendo en una cuestión cada vez más importante. Asimismo, la comunidad internacional reconoce explícitamente la importancia de crear alianzas con múltiples partes interesadas donde sindicatos, organizaciones con bases populares, ONG, el sector privado, cooperativas y los medios de comunicación desempeñen un papel específico.

Forus y sus miembros consideran que los derechos económicos, sociales, culturales y medioambientales son la base de los ODS. Puede consultar el informe de situación de Forus aquí. En nuestra opinión, los elementos básicos para la correcta aplicación de la agenda deberían ser:

  • Medidas transformadoras para conseguir una sociedad justa y sostenible para todos.
  • Compromisos sólidos con fuentes de recursos financieros tanto tradicionales e innovadoras.
  • Participación de la sociedad civil.
  • Poner a los ciudadanos, las entidades locales y las instituciones locales al frente de los ODS.
  • Apoyar y dar visibilidad a las voces de los que no la tienen.
  • Pedir responsabilidades al sector privado.
  • Alianzas entre múltiples partes interesadas.
  • Movilizar a los ciudadanos, la opinión pública y los medios para dar a conocer la visión política de la agenda de ODS y los medios para su aplicación.

Apoyamos a nuestros miembros compartiendo información y herramientas relevantes, promoviendo el aprendizaje horizontal y el intercambio de conocimiento relacionado con los procesos del Informe voluntario nacional; asimismo, prestamos apoyo y colaboramos con los procesos institucionales que se desarrollan en el marco de la Agenda 2030 (especialmente con el Foro Político de Alto Nivel, FPAN).

Forus también organiza iniciativas internacionales clave junto con otros socios relevantes vinculados a la Agenda 2030 para garantizar el intercambio de la información obtenida del seguimiento, así como la puesta en común de las buenas prácticas con objeto de que los gobiernos cumplan sus compromisos.